Unos médicos de la provincia china de Jiangsu utilizaron recientemente la impresión 3D para planificar una cirugía para un bebé de nueve meses con cardiopatía congénita, según informa Pueblo en Línea.

El niño, de la provincia de Anhui, tenía cinco orificios en el interior del corazón desde su nacimiento. El niño fue operado en el Hospital Infantil de Nanjing el 3 de julio, donde le cerraron tres de esos orificios. Los otros dos quedaron abiertos debido a la dificultad para ubicarlos con las técnicas de ultrasonido.

Durante la planificación de la segunda cirugía, el cirujano SunJian y su equipo creó un corazón con impresión 3D para localizar mejor los orificios. La segunda operación resultó un éxito, dijo Sun.

Actualmente el niño está estable y se está recuperando.

FacebookTwitterGoogle+LinkedInCompartir

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR