La impresión 3D se ha convertido en una herramienta imprescindible en el desarrollo de nuevos vehículos como el Ford GT. Esta tecnología, que posibilita la construcción de prototipos en cuestión de horas, permite a los diseñadores e ingenieros de las marcas automovilísticas probar rápidamente nuevos diseños e innovaciones, en ocasiones hasta centenares de veces.

Hasta hace relativamente poco casi nadie conocía esta tecnología, pero la impresión en 3D ha entrado con fuerza en la industria automovilística. De hecho, se ha convertido en una herramienta imprescindible para muchas marcas a la hora de desarrollar nuevos modelos. Ford, es una de ellas: la firma del óvalo recurre a esta tecnología para reducir significativamente el tiempo de desarrollo gracias a la utilización de piezas prototipo que permiten a los diseñadores e ingenieros probar y refinar rápidamente una variedad de opciones diferentes. Los métodos tradicionales de creación de prototipos requieren herramientas especiales y, en ocasiones, mucho tiempo. Ford puede imprimir en 3D una pieza en solo unas horas por unos 1.000 euros, abriendo la puerta a una mayor experimentación y un diseño más radical e innovador.

No te pierdas: Strati, el coche impreso en 3D y ¡a la carta!

FacebookTwitterGoogle+LinkedInCompartir

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR